• [ B L O G ]

  • Suscríbete gratis para recibir mis dibujos y blogs por correo electrónico.

Sígueme

« marzo 2011 | Inicio | mayo 2011 »

7 notas en abril 2011

La inspiración de un pro

El amateur dice que trabaja mejor cuando está inspirado. El profesional dice exactamente lo mismo, con la diferencia que él se inspira todos los días, sin falta, a las 9 de la mañana.

        

Claridad

Ver con claridad es extremadamente difícil. Por eso es una virtud tan rara, tan escasa y tan valiosa.

Ver con claridad significa que puedes analizar tu plan de negocios desde el punto de vista de los clientes, del mercado y de los inversionistas (está cañón).

Ver con claridad significa que puedes tener una entrevista de trabajo y pretender no ser el entrevistado-- ni tampoco el entrevistador. Sino alguien sentado a tu lado escuchando toda la conversación.

Ver con claridad significa que eres lo suficientemente inteligente, y lo suficientemente objetivo, para saber cuando rajarte, tirar la toalla, y decir "hasta aquí". O levantarte, sacudirte, y empujar a los demás... porque todo el equipo está desmotivado, y porque vale la pena continuar.

Hacer a un lado tu punto de vista, y ponerte en los zapatos de los demás, es la mejor manera de ver las cosas tal y como son. Con mucha claridad.

        

Aprendiendo a escuchar

Escuchar es... símbolo de respeto.

Escuchar es... sinónimo de humildad.

Escuchar es... armonía.

Escuchar es... fuente de felicidad.

Escuchar es... básico para conversar.

Escuchar es... hacer equipo.

Escuchar es... colaborar.

Escuchar es... aprender.

Escuchar es... el motor de la creatividad.

Escuchar es... la base de la innovación.

Escuchar es... estrategia.

Escuchar es... la clave de la ejecución.

Escuchar es... saber vender.

Escuchar es... crecimiento.

Escuchar es... rentabilidad.

Escuchar es básico, indispensable, y universal. Por mucho, el mejor diferenciador.

        

La fórmula secreta

Cuenta la historia que alguien se acercó a J.P. Morgan, y le dijo:

"Señor, en este sobre, tengo la fórmula secreta para tener éxito en la vida. Se la puedo vender en $25,000 dólares".

J.P. Morgan le dijo: "Señor, no sé lo que contiene su sobre, pero si me lo muestra, y me gusta, le pago el dinero. Palabra de hombre".

Sin pensarlo, la persona estuvo de acuerdo y le dio el sobre. J.P. Morgan lo abrió, y sacó la única hoja de papel que tenía dentro. La leyó, se la regresó, y le dio los $25,000 dólares.

La hoja decía:

  1. Todas las mañanas, escriba una lista de las cosas que necesita hacer durante el día.
  2. Hágalas.
        

Puestos del futuro?

  • Mago de momentos mágicos (Director de Mercadotecnia).
  • Maestro de experiencias inolvidables (Gerente de Marca).
  • Sultán de conversaciones interesantes (Gerente de Medios Sociales).
  • Conde de información relevante (Gte. de Mercadotecnia Directa).
  • Emperatriz de primeras impresiones (Recepcionista).
  • Reina de la percepción (Gerente de Diseño).
  • Reclutador de fans (Gerente de Ventas).
  • Apóstol del éxtasis post-venta (Gerente de Cuentas Clave).
  • Capitán de retención de clientes (Gerente de Soporte).
  • Arquitecto de productos memorables (Director de Tecnología).
  • Príncipe de la excelencia (Director de Operaciones).
  • Amo y señor del servicio WOW (Director General).
        

El problema de ser tan obediente

obediente

        

La lotería de la vida (y el movimiento MENEA)

Imagínate por un momento el siguiente escenario. 24 horas antes de nacer, se aparece un genio y te dice:

"puedes escoger el mundo que estás a punto de conocer-- condiciones sociales, políticas, económicas, y hasta familiares. Y todo lo que quieras para ti, para tus hijos, y para los hijos de tus hijos, me lo puedes pedir...

pero existe una condición (trampa): la lotería de la vida.

Tendrás que escoger uno de los 7 mil millones de papelitos que se encuentran en este recipiente (equivalentes a la cantidad de habitantes en el mundo), y en base a ese papelito es que vamos a definir las condiciones en las que vas a nacer: raza, color, sexo, país, estatura, personalidad, padres, familia, dinero, talento, y salud. Y ese papelito, en pocas palabras, será la decisión más importante de tu vida, aunque el resultado no dependa de ti. Será al azar, como en una lotería".

Si estas leyendo esta nota, quiero pensar que no te fue tan mal con tu papelito. Que estás vivo, que sabes leer, y que alguien pagó tu colegiatura. Y que al menos, tienes suficiente dinero para pagar el Internet, y una computadora.

Quiero pensar que te sientes feliz, afortunado, y lleno de vida. Con talento, con planes, y con mucho futuro. Y que jamás (jamás!), estarías dispuesto a regresar tu papelito.

Llámale lotería, o si eres católico, obra de Dios. Lo cierto es que si me preguntas a mí, eres una persona muy afortunada-- una en un millón.

El problema es que existen millones de personas en el mundo que no tuvieron la misma suerte que tu. Y todas, absolutamente todas, merecen una segunda oportunidad. Tan solo en México, existen 7 millones de jóvenes sin presente ni futuro-- sin una educación.

La pregunta obligada es, qué estas haciendo por ellos? Como piensas regresarle al mundo, lo que la vida te dio?

 Mi amigo Pato Machete, Elda, Conchita, y un grupo de artistas nacionales e internacionales, han decidido donar su tiempo, su talento y su arte, para hacer la diferencia. Este es el movimiento MENEA.

Si quieres formar parte del movimiento MENEA, puedes contactar a Elda o a Pato por correo electrónico, o seguirlos en Twitter para más información.

Ser generoso con tu tiempo y con tu arte, no es una virtud. Es una obligación.